Eloisaodiosa y su Karma

Eloisaodiosa y su Karma
Eloisaodiosa

miércoles, 9 de abril de 2014

El café de antaño por Eloisaodiosa

Soy yo, Eloisaodiosa, una pintora , escritora.
Indómita y perseverante ante cualquier adversidad.
Mi mundo no está en el exterior sino dentro mío.
Vago lentamente por donde mi mente quiere ir o se  inspira.
Soy muy creativa, invadida constantemente por invenciones, observar es mi particularidad.
Vivir como protagonista y no como turista por la vida.
Entro en esta escena, antigua .
Está el matrimonio atendiendo la confiteria.
Era así antaño, y comenzaban a verse mujeres en esos sitios antes prohibidos para ellas.
Los tiempos cambian.
Alex está llenando la cafetera y el aroma del café invade el local como una suave música.
Ese aroma exalta los ánimos, los deleita a los personajes presentes en la historia , en su inconciente y de disparan sonrisas y rubores entre damas y caballeros.
Sara, prepara las tazas sobre el mesón y sonrie.
Ella está cortando el pastel que hizo a la noche muy tarde y que ahora se ve delicioso.
Alex acerca la cafetera humeante y los clientes se acercan y toman sitio en el mostrador.
El café de Alex, es muy reconocido en toda la ciudad.
Desde muy temprano, el se levanta y prepara su máquina. La limpia y ordena las tazas , los tamaños de pocillos, las cucharillas, el azúcar.
Limpia los pisos y vidrios del negocio.
La puerta aún permanece cerrada.
En instantes el agua comenzará a hervir y los granos de café a molerse.
Sara lleva, desde su cocina, los pasteles de chocolate y va cortando en algunas porciones.
La puerta se abre y ya hay personajes reconocidos en la sociedad que esperan ese momento de saborear el café de Alex.

Sara ha colocado hace instantes algunas flores en el mostrador y le da un aspecto de sencillez y estilo.
Me es tan grato el café, que siempre me esmero de transmitir ese deleite por la bebida más exquisita.
Y ese pequeño local, fué creciendo a medida que pasaron los años.
Llegaron hijos de Alex y Sara, que ayudaron a sus padres en esa hermosa tarea que  continua hasta el día de hoy, así como la fórmula de combinar los granos del café recién recibido.
Todo es un secreto profesional, que fué de generación en generación